El tamaño importa… ¡ Carisma !

This column will change your life: confidence“El talento se forma en la quietud y el cáracter en el torrente del mundo”  la célebre frase de Goethe, resume la poderosa idea de que talento y carácter recorren caminos diferentes de aprendizaje pero ambos se refuerzan mutuamente. Nada más adecuado ahora que parece que todo se derrumba. Nada más adecuado para recordarnos que, el tiempo y la adversidad, son compañeros de viaje inapelables al tomar la responsabilidad de nuestras vidas. Nada más adecuado para forjar el carisma de las personas.

Piense  por un momento en la persona más carismática que usted haya conocido. ¿ Y..?

La mayoría de nuestros grandes líderes, pasados y presentes, han acreditado una estrella de calidad, un plus que sin duda les hacía atractivos para otros y les favorecía a la hora de alcanzar poder y éxito personal, social, económico …, ejemplo típicos como W. Churchill, J.F. Kennedy, Ghandi, Steve Jobs, M. Tatcher, Clinton, Mandela, tuvieron sobre todo la habilidad de comunicar un mensaje, un mensaje claro y visionario que sirvió de inspiración para muchas otras personas en momentos y lugares distintos del mundo. Todos ellos tuvieron “magnetismo”,  fácil de identificar  pero difícil de explicar. Todos tuvieron una extraordinaria capacidad de visionar un futuro mejor. Todos tuvieron que franquear tiempo y adversidades.

Sin embargo, nuestra “moderna superstición” por medir todo, no nos permite entender el carisma en las personas sin evaluar su tamaño. ¿Qué hace que el de unos sea mayor que el de otros?

El carisma se construye firmemente mediante valores y sentimientos, la combinación de talento y carácter, que se impregna como parte de la propia personalidad del individuo. Un importante número de evidencias sugiere, en nuestro ejemplo de líderes carismáticos,  la existencia en todos ellos de una habilidad para atraer e influir en otras personas, mostrarse confiados en sí mismos y sus actuaciones ante los demás, una visión compartida, una convicción rotunda en lo que defienden y una indudable disposición a promover cuantos cambios sean necesarios para conseguir su visión.

El carisma es hoy un valor en alza en el mundo de la empresa, – sobra cara y falta carisma- , concluirían conmigo. Las nuevas tecnologías favorecen la aparición de consultores, profesores, periodistas y toda clase de “gurus” del desarrollo personal, que han reemplazado temas otrora más populares como el sexo o las dietas compulsivas, por un sinfín de consejos, cursos y ayudas para que los pobres desdichados mejoremos el tamaño de nuestro carisma. Todo ello sin que ninguno sepa descifrarnos el por qué  de la receta requiere superar tiempo y adversidad.

No les negaré que con trabajo y algo de práctica se pueden adquirir conductas específicas que se identifican, – especialmente por quienes necesitan creer en otros y pertenecer a algo-, como carismáticas, podemos trabajar en nosotros mismos el proyectar una poderosa, confiada y dinámica presencia frente a otros, un sucedáneo frente a la verdadera combinación de razón y pasión que surge de la vida y el esfuerzo personal de quien posee el carisma de manera natural.

Pero como todo, afortunadamente esto también es opinable y sin duda siempre habrá quien se encuentre más cómodo en esa otra actitud del  ” O somos como somos o no somos de ninguna manera” …

Buena suerte y que su carisma se haga lo más grande posible.

Deja un comentario

Deja un comentario/ Interact with Us

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: